Un debate necesario: Venezuela. Lecturas urgentes desde el sur

Reproducimos aquí un texto coordinado por Daniel Chávez, Hernán Ouviña y Mabel Thwaites Rey, porque parece indispensable por un lado, escuchar varias voces y por el otro, posicionarse.

Escriben: Santiago Arconada, Karina Arévalo, Javier Biardeau, Atilio Borón, Ana Esther Ceceña, Reinaldo Iturriza, Claudio Katz, Claudia Korol, Edgardo Lander, Miguel Mazzeo, Juan Carlos Monedero, Nildo Ouriques, Isabel Rauber, Maristella Svampa, Marco Teruggi, Zuleima Vergel y Raúl Zibechi.

VENEZUELA: LECTURAS URGENTES DESDE EL SUR (1)

Desde marzo de 2017, en un contexto de agravamiento de la polarización política en Venezuela y a partir de la publicación de entrevistas, pronunciamientos colectivos y declaraciones públicas de académicos/as y militantes políticos/as y sociales, la izquierda latinoamericana está inmersa en un profundo y muy pasional debate sobre el presente, el pasado y el posible futuro del proceso bolivariano.

La profunda brecha que se ha abierto entre las y los involucrados en la discusión
quedó reflejada en las expresiones que han circulado en las redes sociales en los
últimos meses para descalificar a quienes discrepan con una u otra posición.
Mientras que desde un lado se denunciaba a supuestos colaboracionistas del imperialismo y se alertaba ante una conspiración de la derecha internacional,
desde el otro lado se criticaba la postura de supuesto silencio o complicidad ante
prácticas autoritarias o represivas. Mientras que algunos/as de los/as polemistas
han alegado que las críticas al gobierno estarían orientadas a apoyar la avanzada
de las fuerzas regresivas y debilitaría a la revolución, otros/as replicaban que la
izquierda necesitaba abandonar posturas dogmáticas, condenar las desviaciones
autoritarias y aprender de errores pasados en torno a la defensa acrítica de los
procesos socialistas fallidos del siglo anterior.

En este marco, el lanzamiento de esta publicación implica asumir que las posturas en debate no son necesariamente irreconciliables y que la izquierda latinoamericana no está irreversiblemente fracturada en sus interpretaciones del proceso bolivariano. Las ideas expuestas en este dossier demuestran que alguien puede ser defensor del proceso bolivariano y –al mismo tiempo– crítico de algunas de sus limitaciones o errores más evidentes; o ser crítico del gobierno y al mismo tiempo defensor de las muchas conquistas y logros del mismo proceso.

Esta publicación significa también reconocer que ningún proceso transformador
es químicamente puro en términos de objetivos, propulsores o resultados. Cómo
bien lo expresa Atilio Boron en las páginas finales de este trabajo, no se trata de
que “acallemos nuestras críticas al gobierno bolivariano”, sino de que a través del
debate franco y fraterno se puedan identificar problemas concretos y proponer
alternativas “para que mejore su desempeño”.

El este sentido, el objetivo de la presente publicación es contribuir a crear un espacio de debate que permita superar la lógica defensiva y en gran medida sectaria que define al actual clima de discusión en la izquierda latinoamericana. Ello implica reflexionar juntos/as sobre opiniones y datos que se perciben como contrarios o equivocados, procurando un intercambio de saberes relevantes y fructíferos –en particular para los sectores populares de Venezuela–, sin intentar avasallar a quien no comulgue con las ideas propias. No se trata de ignorar las diferencias de enfoques ni de forzar la construcción de consensos, sino de hacer explícita la diversidad de perspectivas y de lecturas sobre la crisis actual e iniciar un nuevo tipo de diálogo.

Ninguno/a de las y los participantes en el intercambio condensado en este dossier
se asume como neutral ante la situación actual de Venezuela. Es muy obvia la existencia de diferentes sensibilidades y comunidades teórico-ideológicas al interior de la izquierda latinoamericana en general, y de Venezuela en particular, pero más allá de las interpretaciones que puedan existir sobre la realidad actual de este país, ninguno/a de los/as participantes en esta iniciativa colectiva se reconoce como integrante de la derecha o como un/a opositor/a. Existen, han sido y seguramente seguirán habiendo muchas discrepancias, pero siempre desde miradas emancipatorias. Ninguno/a de nosotros/as es indiferente en el sentido sugerido en el acápite de Gramsci.

En síntesis, todos/as las y los participantes en esta iniciativa nos propusimos aportar lo que cada uno/a piensa lealmente de una de las experiencias de transformación social más ricas y dinámicas del siglo XXI. Aspiramos a contribuir a un intercambio que no sirva meramente como ejercicio intelectual de comprensión analítica o de talante academicista, sino que se convierta en una herramienta útil para reflexionar dentro y fuera de Venezuela. Valoramos, por sobre todo, a los y las compañeras que en ese país hoy le ponen el cuerpo a una situación de tensión extrema, en la que se juegan los destinos de un pueblo que sufre y que lucha.

No nos es indiferente la forma en que se resuelva esta crisis, porque sus consecuencias las pagarán, sobre todo, los más humildes, las más vulnerables, las y los más tenaces y más comprometidos. En conjunto, a través de este material buscamos contrarrestar el bombardeo mediático y las posiciones maniqueas que, por lo general, tienden a desvirtuar y/o invisibilizar las aristas y factores más problemáticos del proceso venezolano, para contribuir desde múltiples voces y miradas a un análisis pormenorizado, riguroso y crítico de su compleja realidad. No tenemos dudas de que en el desenlace de la aguda crisis por la que transita el proyecto bolivariano –y que el propio pueblo deberá resolver, ejercitando su pleno derecho a la autodeterminación– se cifra también el destino de los pueblos de América Latina y de otras regiones del Sur Global. Como lo destaca Edgardo Lander en el segundo capítulo de este dossier, la resolución de la crisis en Venezuela tendrá un efecto
no sólo en América Latina, sino también sobre los imaginarios emancipatorios, de transformación y de izquierda en muchas otras partes del mundo, ya que Venezuela se había convertido para muchos movimientos en una referencia muy importante para impulsar cambios radicales en sus propios países. Si el proceso iniciado en Venezuela
es derrotado, las consecuencias políticas serán muy profundas y de alcance internacional.

Descarga acá el texto completo (pdf)

(1) Transnational Institute – Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe de la Universidad de Buenos Aires (IEALC/UBA) – Grupo de Trabajo de CLACSO Alternativas Contrahegemónicas desde el Sur Global Ámsterdam y Bueno Aires – Julio de 2017
ISBN: 978-90-70563-59-2

Artículos

Reseña “Las fisuras del neoliberalismo chileno” de Franck Gaudichaud en Meridional, oct. 2016

Reseña publicada en MERIDIONAL, Revista Chilena de Estudios Latinoamericanos, nº7, octubre 2016.

Las fisuras del neoliberalismo chileno. Trabajo, crisis de la “democracia tutelada” y conflictos de clases. Franck Gaudichaud

Santiago, Quimantú y Tiempo robado editoras, 2015

Pierina Ferreti
Universidad de Chile

Portada FisurasEste nuevo trabajo de Franck Gaudichaud, politólogo francés de la Universidad de Grenoble Alpes, se suma a otros esfuerzos recientes de comprensión crítica de la fisonomía del neoliberalismo avanzado que ordena el espacio social actualmente en nuestro país. El autor se posiciona en este campo de estudios mediante un análisis del proceso de maduración y fisura del modelo chileno, cuya atención se centra en el conflicto capital/trabajo, elemento que, desde su perspectiva, ha sido escasamente considerado en los exámenes sobre el Chile actual. En un intento por regresar al canon marxista, coloca el problema de la explotación de la fuerza de trabajo y la apropiación privada de plusvalía como núcleo explicativo de la producción y reproducción de las relaciones sociales capitalistas a nivel global y local. Gaudichaud sostiene al comienzo del texto: “Tras el lindo escaparate del chilean way subyace el secreto no contado de tanta acumulación de riquezas, expansión del consumo y crecimiento sostenido de la productividad: una explotación feroz del trabajo y de la naturaleza por el capital nacional y transnacional”. (Seguir leyendo)

Descarga el artículo completo aquí (pdf)

Belarmino Elgueta. El intelectual olvidado, por Vicente Segure

Belarmino Elgueta. El intelectual olvidado

Vicente Segure[*]

En los ‘70 Lira-Massi decía que no había socialista con nombre común, Aniceto, Clodomiro, Adonis, por dar algunos ejemplos; Belarmino creo que entra fácil a este olimpo pegando portazo. Me topé con este nombre inolvidable por Portada Socialismouna breve biografía que escribió sobre el exsenador y cinco veces secretario general del Partido Socialista, Raúl Ampuero. Decidí ahondar un poco en su trabajo y me encontré con un grueso libro titulado El socialismo en Chile durante el siglo XX que, con algunas leves modificaciones, se reeditó este 2016.
Me hice de este libro alrededor de seis años atrás cuando recién había ingresado al Partido Socialista de Chile. Era una edición antigua, impresa en México unos años antes y de la cual no llegaron muchos ejemplares a Chile. Decidí piratearlo. Se podría decir que fue mi primer acercamiento teórico al legado histórico del Partido Soc El contraste entre lo que se encuentra en estas páginas y lo que proyectaban notorias figuras del socialismo chileno no podía ser más grande, y fue en gran medida lo que –aunque suene extraño- me animó aún más a entrar a militar. ¿Por qué les voy a dejar a ellos el partido de Allende? ¿Por qué ellos tienen la herencia histórica del partido? Esa herencia no es más de ellos que del pueblo chileno y de todos aquellos que desean justicia social. Las profundas reflexiones que encontramos en el texto no hacen sino justificar mi decisión.
Como esta es una obra basada en la praxis política, vale la pena conocer un poco del autor. Elgueta fue miembro del comité central de la Juventud Socialista y del Partido Socialista, diputado y teórico sólido que contribuyó en la construcción del programa del ‘47, texto que marcaría un antes y un después en la concepción de la línea estratégica y política del partido. Era un marxista vehemente y sabio, y aunque nunca tuve la oportunidad de conversar con él, estoy seguro de que era un lector insaciable, de esos que todavía no terminan un libro y ya tienen una lista inconmensurable por delante.
El texto hace un análisis profundo de la historia, por parte de alguien que fue testigo y parte de ella, a la vez que se adentra de manera decidida en aspectos teóricos de primera importancia. El libro se despliega paseándose por la historia, la economía y la filosofía política como un todo. Esa es una de sus más grandes virtudes. A pesar de que demuestra amplios conocimientos, la lectura no se aprisiona en una categoría o concepto, sino que se desarrolla como una conversación fluida.
Con un arma cargada, Elgueta dispara contra la renovación socialista de manera constante y precisa. Sus principales balas, presentes en todo el libro, serán Gramsci y el humanismo socialista. Asimismo, nos hace un gran mapa histórico de Chile y de los fundamentos que permitieron tanto el triunfo de Allende como su derrota y la instalación de una dictadura y capitalismo salvajes.
Ya sea para describir personajes, procesos históricos o posiciones políticas, el autor se nutre de lo mejor de la tradición histórica del Partido Socialista de Chile, y de la particular intelectualidad que lo caracterizó desde sus inicios como un partido profundamente antiimperialista y libertario que no se sometía a Estados Unidos ni tampoco a la Unión Soviética, admirador de la Yugoslavia autogestionada y de los procesos de emancipación llevados adelante por los pueblos de América Latina.
Da la impresión que el autor se preocupa por dejar mensajes listos para ser descifrados. Sobre las claves teóricas para entender al socialismo chileno, señala que estas:

se relacionan fundamentalmente con la manera como asumió el marxismo, con las tesis sobre la revolución latinoamericana, con el camino hacia el socialismo, con la definición de la fuerza hegemónica de la revolución, con la apreciación de la libertad y el humanismo socialista, con la concepción del Estado y la democracia y con el papel de la planificación democrática.

Sobre el programa del ‘47 y su estrategia de frente de trabajadores:

Todo proyecto revolucionario requiere de un programa que encarne los intereses reales de todas las clases por él representada. El programa es, en efecto, el instrumento fundamental para la organización y conducción de la lucha de los trabajadores, tras la conquista del poder y la transformación de la sociedad… Desde el punto de vista programático, en el Frente de Trabajadores, los intereses de las clases explotadas se proyectan a través de la radicalización del proceso revolucionario tras los objetivos socialistas. Tal fue la experiencia del gobierno de Allende.

Estas diferencias profundas entre un legado histórico revolucionario, libertario y democrático, y esa renovación que ha intentado matar cualquier vestigio de socialismo que hubiera en el PS, entregándose sin más al neoliberalismo, son las contradicciones que se desarrollan y exponen en el libro.
El socialismo de Elgueta es muy real, alejándose de las concepciones que consideran la posibilidad de una sociedad socialista entendida como un paraíso remoto que está en el porvenir. En palabras del autor:

un proceso continental ininterrumpido (…), cuya fuerza motriz es un frente de trabajadores, que constituye la mayoría social en cada uno de nuestros países. Esta última es la concepción del socialismo chileno, y encuentra su base en la Fundamentación Teórica del Programa de 1947, así como en su concepción estratégica de Frente de Trabajadores.

Releyendo ahora esta nueva edición, veo la historia de una convicción fracturada, pero no muerta.
Frente al avance violento del hiperliberalismo, que termina suprimiendo tanto la libertad como la igualdad; frente a una clase demasiado acostumbrada a ganar y frente a un proceso de renovación del socialismo chileno que se disuelve porque ya entregó todo lo que podría entregar, el grito de guerra que lanzara Luxemburgo “socialismo o barbarie”, resuena en este libro como si Elgueta estuviera frente a nosotros dictando una clase con megáfono en mano.

Santiago, mayo de 2016

[*] Vicente Segure, militante socialista, cientista político y director de la revista Trama.

Descarga el artículo aquí (pdf)

Rafael Agacino: Contrarrevolución neoliberal en crisis

El texto que reproducimos aquí y publicado por la revista Punto Final en su edición de abril de 2016, corresponde al prólogo que Rafael Agacino escribiera para el libro “Las fisuras del neoliberalismo en Chile. Trabajo, crisis de la ‘democracia tutelada’ y conflictos de clases” de Franck Gaudichaud (Santiago, Tiempo robado editoras y Editorial Quimantú,  2015, 132 pp.)

Después de las luchas estudiantiles de 2011: luchas sociales y proceso constituyente. Entrevista con Franck Gaudichaud y Sergio Grez

Compartimos esta interesante entrevista a los historiadores Sergio Grez y Franck Gaudichaud, en torno a las movilizaciones actuales, la izquierda y la discusión sobre el proceso constituyente, después de la importante coyuntura de luchas sociales, principalmente estudiantiles, durante el  álgido 2011.
La entrevista fue realizada por Giulia Willig para el periódico suizo SolidaritéS y la traducción al español estuvo a cargo de Rocío Gajardo Fica (para el portal www.rebelion.org)

“José Carlos Mariátegui: ‘El alma matinal y otras estaciones del hombre de hoy”. Entrevista a Miguel Mazzeo

P1030546_mod_baja

Durante el mes de noviembre,  fue realizada la presentación de la primera edición argentina de El alma matinal y otras estaciones del hombre de hoy, de José Carlos Mariátegui.

Miguel Mazzeo, autor del prólogo a la edición, estuvo presente en la actividad y brindó una entrevista a los miembros de Ediciones del Sertão.

Miguel Mazzeo, es Profesor de Historia  y Doctor en Ciencias Sociales por la Universidad de Buenos Aires. Es docente e investigador en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad de Lanús e investigador del Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe (IEALC). También ejerce como docente en espacios de formación (escuelas, cursos y seminarios) de distintas organizaciones populares y movimientos sociales de Argentina y Nuestra América. Ha participado, como expositor y coordinador, en diversas Cátedras Libres en Buenos Aires y en el interior del país. Autor de varios artículos y libros, entre los últimos se destacan: Invitación al descubrimiento, José Carlos Mariátegui y el Socialismo de Nuestra América (2008); Poder popular y nación. Notas sobre el Bicentenario de la Revolución de Mayo (2011); Conjurar a Babel, Notas para una caracterización de la nueva generación intelectual argentina (2011); El socialismo enraizado. José Carlos Mariátegui: Vigencia de su concepto de “socialismo práctico” (2013); y en Chile, con Tiempo robado editoras publicó la 2da edición (revisada y aumentada) de Introducción al poder popular. El sueño de una cosa (2014)

Fue uno de los fundadores, en el año 1991, de la Agrupación Universitaria José Carlos Mariátegui y de la Corriente Estudiantil de Unidad Popular. Asimismo participó en la organización del Encuentro de Organizaciones Sociales desde 1997, de la Coordinadora de Organizaciones Populares Autónomas desde 2001 y de la Coordinadora de Organizaciones de Movimientos Populares Autónomos desde 2010. A fines de los ’90 se vinculó a los Movimientos de Trabajadores Desocupados Aníbal Verón donde desarrolló tareas de formación, entre otras. Fue militante del Frente Popular Darío Santillán desde su fundación en 2004 hasta 2013.

A continuación, compartimos la conversación que sostuvieron los compañeros de Ediciones del Sertão con Miguel Mazzeo en torno al pensamiento de Mariátegui, de su vigencia, de “El alma matinal” y de la actualidad política de nuestro continente.

Descarga aquí el artículo (pdf)

Industria Perlak “Dirigida y controlada por los trabajadores”. Desalienación obrera en tiempos de la Unidad Popular. Renzo Henríquez

Este artículo obtuvo el tercer lugar del concurso “A 40 años del golpe de Estado en Chile”, organizado por la revista Izquierdas (www.izquierdas.cl) y lo reproducimos directamente desde allí.

Renzo Henríquez viene trabajando, desde su tesis de Licenciatura en Historia, en las experiencias de poder popular en la comuna de Maipú durante los tres años del gobierno de Salvador Allende. Este artículo profundiza en una de las experiencias de lo que el autor llama “ejercicios de poder popular”, en la fábrica de conservas Perlak, recuperada, “dirigida y controlada por sus propios trabajadores” durante 14 meses (junio de 1972 a septiembre 1973). Con un trabajo enorme de búsqueda de fuentes y protagonistas de esta historia a quien entrevista con una honestidad que se refleja en sus escritos, reconstruye la apasionante historia de este proceso, con particular énfasis en la “creación de una sopa para niños, rica en nutrientes y a costo popular”, conocida como sopas Witt.

Así es como las sopitas, y la participación trabajadora eran expresión de una nueva conciencia obrera que se expresaba en la voluntad desalienante […] voluntad que también consideró necesario hacer de las miserables condiciones de trabajo algo más digno con su humanidad creadora.

Perlak, como una comunidad industrial, de a poco se estaba ampliando más allá de su espacio geográfico tradicional, generando un triángulo poderoso entre la industria, la Villa Colorada y la escuelita. Un espacio vital desde donde irradiaban soluciones industriales, de salud, vivienda y educación, producto de una voluntad obrera que estaba viviendo inéditos momentos de ejercicios de poder desalienante.

Descarga aquí el artículo (pdf)
Link al artículo en  www.izquierdas.cl

La represión que no importó. La violencia estatal contra los delincuentes comunes tras el golpe de estado de 1973. Sebastián Leiva

En este artículo publicado en diversos medios electrónicos y revistas, Sebastián Leiva -profesor de historia y geografía y magíster en Historia americana de la USACH- expone una serie de datos que permiten hablar de una represión sistemática ejercida en contra de delincuentes comunes, inmediatamente producido el golpe del 11 de septiembre de 1973. Violencia estatal que ha sido ignorada por todos, incluidos los “organismos y activistas vinculados a la temática de los derechos humanos”, a pesar de las evidencias disponibles incluso en el informe de la Comisión Rettig (1991).
Leiva intenta avanzar algunas ideas que expliquen esta omisión:

La explicación de ello difícilmente se puede resumir en pocas líneas, pero al menos es posible indicar que el rechazo de la sociedad hacia los “sujetos disfuncionales”, particularmente los delincuentes, la lleva, sino a promover, al menos a ignorar la represión que se desata sobre ellos, cuestión ampliable a los partidos y activistas de izquierda que han trabajado y denunciado las violaciones a los derechos humanos. A propósito de estos grupos, los propios marcos ideológicos e incluso éticos de la izquierda la llevan a rechazar a los delincuentes en vida y a ignorarlos en la muerte.

Descarga el artículo aquí (pdf)